Álbum de las escuelas

Sakura no Seibo Gakuin (Elementary School, High School and Junior College) - École Notre-Dame-des-Cerisiers (primaire, secondaire et collège junior), institución fundada en 1938, Fukushima, Japón, 2014. Photo : Mr. Yusuke Okuyama. © Sakura no Seibo Gakuin Elementary School.

Sakura no Seibo Gakuin en Fukushima, Japón es una escuela modesta CND que ha continuado su misión sostenida por la paciencia, sueños y oraciones de las hermanas desde 1938, excluyendo los cinco años de la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico. En 1932 fueron enviadas cinco hermanas en misión de Canadá a Fukushima: la hermana Saint-Arcadius (Marie-Rose-Marcelline Olivier), quien fue la líder congregacional justo antes de partir hacia el Japón, la hermana Marie-Damase (Marie-Laura-Emérence Gauthier, dit Landreville) enfermera, la hermana Sainte-Jeanne-d’Aza (Marie-Flore Antoinette Castonguay) maestra de francés, la hermana Sainte-Marguerite-de-l’Enfant-Jésus (Anne-Marie-Rose-de-Lima Cauchon) maestra de música y la hermana Sainte-Marie-Agnès-de-la-Charité (Joséphine Dillon) cocinera. En aquel tiempo el papa Pio XI había hecho un llamado para «Esparcir el Evangelio en Asia» y se regó un fervor misionero en el mundo occidental. Como resultado las cinco hermanas cruzaron el continente hasta Vancouver donde tomaron un barco hacia Japón. Había dieciocho misioneros en el barco. Cuando las cinco hermanas llegaron a Fukushima vivieron en una casa alquilada estilo japonés en Shin-machi donde se esforzaron por familiarizarse con las costumbres del Japón. En ese tiempo se registró que aproximadamente treinta católicos asistieron a la misa de Navidad en la iglesia de la parroquia. Las hermanas comenzaron a dar clases de religión de manera individual. En 1933 llegaron a Fukushima dos hermanas canadienses, la hermana Saint-Jean-d’Avila (Léocadie Tremblay) y la hermana Sainte-Marie-Anne (Marie-Mélina Chicoine).

En 1935, en el área que luego se llamaría Hanazono-cho se construyó un edificio de dos pisos que sería el convento. Era un edificio hermoso. Muchas personas asistieron a la ceremonia de bendición y el evento fue publicado en el periódico. La parte central del edificio era el área del convento. El área sur se convirtió en el kindergarten y el ala norte en la clínica, que inició en 1936 con cuatro hermanas adicionales que llegaron de Canadá. El kindergarten fue abierto en 1938 y recibió el nombre de Kindergarten Hinagiku (Marguerite). En ese tiempo las mujeres japonesas comenzaron a unirse y todo el mundo creyó que la flor de la educación CND había comenzado a florecer en Japón. Sin embargo, en 1937 comenzó una guerra entre Japón y China y para diciembre de 1941 después de que Estados Unidos entró en la guerra, las hermanas canadienses fueron consideradas enemigas y perdieron su libertad. Desde 1942 hasta agosto de 1945, fueron internadas en Aizu-wakamatsu junto con tres candidatas japonesas: la hermana Tomiko Saito (Sainte-Maria-Hostia), la hermana Tome Sasamori (Sainte-Thérèse-de-Marie) y la hermana Kimi Ogata (Sainte-Angéline-de-Jésus). Durante ese tiempo el Convento Hanazono-cho fue tomado como centro de reclusión para prisioneros extranjeros de diferentes países capturados en los barcos que navegaban cerca de la zona de guerra. Las hermanas regresaron a Fukushima al finalizar la guerra en agosto de 1945. Pronto se les unieron otras mujeres japonesas y en 1946 acogieron en el convento a diecinueve huérfanos de la guerra. Por fin podrían comenzar el ministerio de educación CND. La escuela primaria Sakura no Seibo se fundó para los huérfanos que ya tenían la edad para ir a la escuela. El kindergarten fue abierto de nuevo y gradualmente la escuela de educación media, la escuela secundaria y el colegio fueron fundados para cubrir las necesidades de los primeros estudiantes, a medida que crecían. El programa educativo de Sakura no Seibo Gakuin se convirtió en un programa de dieciséis años. A medida en que mejoró la relación entre Japón y los Estados Unidos después de la guerra, llegaron muchas hermanas al Japón provenientes de Canadá y de los Estados Unidos. Llegaron a ser un total de cuarenta y un hermanas, la mayoría de ellas enseñaban en Sakura no Seibo Gakuin. Actualmente hay quince hermanas japonesas y canadienses trabajando a tiempo completo en Sakura no Seibo Gakuin. Fukushima es un área primordialmente agrícola y en marzo del 2011, después que el triple desastre golpeó el noreste del Japón, la cantidad de alumnos disminuyó significativamente. Hoy en día, hay aproximadamente un total de mil cien alumnos.

Menos de uno por ciento de la población del Japón es católica. Como resultado la mayoría de los alumnos y sus padres no son católicos, pero están muy abiertos al cristianismo. Los alumnos rezan todos los días el Padre Nuestro y el Ave María, y acogen el mensaje de amor y justicia en sus vidas. Es un trabajo de evangelización que requiere paciencia y perseverancia, pero en cada período de su historia, las hijas de Marguerite han predicado sincera y fervientemente las Buenas Nuevas que creen han penetrado los corazones de por lo menos algunos de los alumnos y sus padres.

N.B. Este texto fue redactado a partir de los documentos contenidos en el fondos de archivos en nuestra posesición y no constituye una historia administrativa completa del establecimiento escolar.