350 años de historia

1962-2000 : Un mundo transformado - Responder a la interpelación del Concilio Vaticano II

Una de las primeras etapas del movimiento de modernización denominado la «Revolución tranquila» fue la creación de una comisión real de investigación sobre el sistema educativo de Quebec. La Comisión Parent publicó, de 1963 a 1967, un informe de varios volúmenes. Para poner en marcha sus recomendaciones, responder a la demanda de una población escolar mucho más numerosa, y ampliar el acceso a los estudios superiores, el gobierno emprende una radical reforma del sistema educativo. Esto provoca particularmente, la desaparición de los colegios clásicos y la creación de colegios de enseñanza general y profesional (cégeps). El Estado asumiría cada vez más servicios ofrecidos hasta ese momento por las comunidades religiosas.

Por otra parte, la Congregación – a semejanza de otros institutos – fue convocada a volver a las fuentes de inspiración que le habían dado nacimiento. Marguerite Bourgeoys había exhortado a sus primeras compañeras a ir allí donde se las necesitara, aportando el mensaje del amor de Dios. La placa de su primera sepultura destacaba el hecho de que las hermanas habían partido a enseñar tanto a la cuidad como al campo. Mientras las hermanas continúan enseñando en las escuelas y los colegios establecidos, otras – en Canadá y Estados Unidos – dan respuesta a diversas necesidades educativas y pastorales, tanto en ciudades como en regiones más alejadas. Otras hermanas, asisten aún a refugiados, colaboran con grupos que promueven la justicia social y ayudan a las familias. Como Marguerite, las hermanas adoptaron una vestimenta adaptada a su tiempo, y empiezan a vivir en pequeños grupos, próximos a quienes esperan servir.

Aún cuando el número de hermanas disminuye, a partir de 1980, la Congregación se enriquece con el aporte de las personas asociadas : hombres y mujeres, casados y solteros, inspirados por el carisma y la acción de Marguerite Bourgeoys, ellos transmiten esa inspiración dentro de sus hogares y trabajos, apoyando la labor de la Congregación y participando en ella. En la actualidad, la Congregación cuenta con más de 900 personas asociadas en cuatro continentes.